“La muerte amarga” se hace dulce con la música vocal y más en el considerado uno de los mejores coros aficionados de Europa. Mis amistades y lectores habituales saben de mi pasión por El León de Oro (LDO) desde sus inicios, peregrinando a escucharles por la geografía española, y llegando a inventarme el término “leónigan” como hooligan suyo, un anglicismo traducido especialmente desde que Peter Phillips (Portsmouth, 1953) se pusiese al frente de este proyecto de vida que es LDO, enamorado de esta formación con más de 20 años que allá donde actúa sigue ganando acólitos, solos o con distintas formaciones instrumentales. Los días de preparación del concierto celebrado en la Catedral de Oviedo marcarían un antes y un después en el coro asturiano más internacional y la grabación en DVD la atesoro como histórica por haber estado presente y colaborar en ella, como tantísimos más, en una campaña de micromecenazgo (crowdfunding) también digna de recordarla, añadiendo esta joya a sus anteriores grabaciones que son piezas de culto.

En esta temporada de confinamiento sigo sacando discos de mis estanterías y poniéndolos en la cadena de música, siempre al volumen ideal como si tuviese a los intérpretes conmigo, ventajas de las aldeas donde los decibelios o gustos personales no molestan a nadie, compartiendo desde aquí estas sonoras delicatessen, por cierto palabra de origen alemán (delikat, delicioso + essen, comida).

La última grabación de “mis leones” lleva tiempo en el mercado, yo lo tengo desde hace más de un año y siempre vuelve a la bandeja del equipo por la paz que me transmite en momentos especiales, además de tenerlo en mis listas de reproducción “portátiles”. Por supuesto que ha tenido excelentes críticas incluso internacionales como era de esperar, dejando algunos recortes a lo largo de esta entrada, pero que también quería comentar y mucho desde aquí.
Grabado en la Iglesia de Santiago el Mayor de Sariego (Asturias) los días 9 al 11 de septiembre de 2016, producido por Adrian Peacock –uno de los referentes en la producción mundial de música para conjunto vocal– y la ingeniería de sonido de Dave Rowell, la calidad acústica es impecable, con la reverberación justa para poder disfrutar de esta “marca de la casa” del LDO: afinación perfecta, empaste, equilibrio entre las cuerdas con unos bajos potentes y redondos que sustentan todo el tejido vocal siempre rematado por unas sopranos verdaderamente “doradas”, claridad de líneas, tímbrica propia (alguna vez la situé entre la vasca y la inglesa) y ese “pellizco” indescriptible que dicen los aficionados al flamenco. Mantengo que el nivel que LDO alcanza con Phillips, tras un duro trabajo previo con Marco, es de una química especial por ambas partes, y cada concierto un escalón más hacia la deseada perfección cuya búsqueda no se detiene.
En la siguiente visita de PP (Peter Phillips para abreviar), con el nombramiento de director honorífico dirigiría al LDO en la Capilla de La Laboral allá por noviembre de 2017 celebrando los 20 años del proyecto (también los Peques y Aurum), otro nuevo éxito y asentamiento no ya del feliz entendimiento del maestro con “su segundo coro” tras los The Tallis Scholars, sino el doctorado en la polifonía renacentista con un público que les concedió el “Honoris Causa” amén de la gratitud eterna por estos regalos a lo largo de un tiempo que corrobora un proyecto ambicioso del que desconocemos aún su punto álgido.

Importante destacar que este disco lo editase el sello británico Hyperion, algo que marca diferencias al ser el primer grupo español en hacerlo (como recordaba el titular del LDO Marco Antonio García de Paz en una entrevista para Codalario a raíz de la presentación), con el propio PP y la elección de un repertorio que tanto el maestro inglés como el coro asturiano dominan a la perfección a lo largo de sus más de veinte años, en todas las combinaciones posibles y con autores referentes al lado de otros menos “frecuentados” pero todos con la misma calidad interpretativa que preside cada concierto del LDO. Diez obras de Dominique Phinot (ca 1510 – ca 1556) junto a Manuel Cardoso (1566-1650) o Nicolas Gombert (ca 1495 – ca 1560), el gran Orlande de Lassus (1530/32-1594) con Giovanni Da Palestrina (1525/26-1594), sin faltar Cristóbal de Morales (ca 1500-1553) y Tomás Luis de Victoria (1548-1611) del “triunvirato” de nuestra Edad de Oro con la ausencia de Francisco Guerrero (1528-1599), pero más y mejor en un disco ya no cabía.

La elección de la portada tampoco quiero dejarla atrás, renacentista como las obras elegidas, la tabla central del tríptico El Juicio Final obra del flamenco Lucas van Leyden, dos mundos en uno, Cristo como juez por encima del que aparece una paloma en representación del Espíritu Santo y más arriba aún Dios Padre; a los lados de Jesucristo dos elementos que simbolizan la condenación o la inocencia: a la izquierda un lirio (inocente), a la derecha una espada (culpable), poniéndole esta música vocal, universal como el latín del momento, rezos cantados, meditaciones vitales sobre la propia existencia, los coros de un paraíso ideal que no deja nunca de lado la reflexión personal de una muerte no siempre amarga.

 

Ya comentando la parte coral del disco, éste se abre con Phinot y su Incipit Oratio Jeremiae Prophetae, serenidad que transmiten los seis números (1. Incipit oratio Jeremiae prophetae; 2. Recordare, Domine, quid acciderit nobis; 3. Pupilli facti sumus; 4. Cervicibus minabamur; 5. Patres nostri peccaverunt; 6. Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum), delicadeza polifónica que vamos dibujando y disfrutando, imaginando el gesto siempre preciso del maestro PP sacando con la punta de los dedos cada línea en ese “tactus” que él entiende como pocos.
Orlando de Lasso es otro de los habituales del LDO, aquí su Media Vita (7. Media vita in morte sumus; 8. Sancte Deus, Sancte fortis) seguido de las Lamentatio tertia, primi diei  (9. Lamed. O vos omnes; 10. Mem. De excelso misit ignem; 11. Nun. Vigilavit iugum iniquitatum mearum; 12. Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum), el movimiento vocal delicado, la construcción polifónica delicada, un remanso de belleza vocal interpretada con una madurez digna de admiración. Para seguir sumando calidades el Regina Caeli (13. Regina caeli, laetare, alleluia; 14. Resurrexit, sicut dixit, alleluia), vitalidad desde el recogimiento y la contención de esta alegría mariana del polifonista italiano.

En el corte 15 aparece Gombert con Media vita, partitura habitual del coro que con Peter Phillips la hace “completa”, total entrega vocal y placeres delicados de principio a fin en una formación inspirada con el maestro inglés.
Interesantes las Lamentatio Feria Quinta in Coena Domini – Lectio II del portugués Cardoso, muy transitadas por los coros ingleses por tradición e historia. Tres números (16. Vau. Et egressus est a filia Sion; 17. Zain. Recordata est Jersusalem; 18. Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum) en la línea polifónica ibérica que sigue los “enunciados” tridentinos pero mantienen una línea diría que orgánica, siempre con la música resaltando y realzando el texto, algo siempre presente en el LDO más allá del repertorio renacentista.
Escuchar a Victoria por el LDO siempre es un placer. Como muestra el Regina caeli a 8 muy trabajado con el maestro (19. Regina caeli, laetare, alleluia; 20. Resurrexit, sicut dixit, alleluia) que desde el equipo de música puedo recrear toda su “espacialidad”, algo único en vivo pero muy bien conseguido en la grabación, al igual que el Magnificat primi toni a 8 (21. Magnificat ania mea Dominum; 22. Et exsultavit spiritus meus; 23. Quia respexit humilitatem ancillae suace; 24. Quia fecit mihi magna; 25. Et misericordia eius; 26. Fecit potentiam; 27. Esurientes implevit bonis; 28. Suscepit Israel; 29. Sicut locutus est; 30. Gloria Patri). Nuestro gran Victoria cantado desde la óptica y sabiduría inglesa pero por este coro asturiano que puso “una pica en Londresganando en casa de los hasta ahora champions en la interpretación del compositor abulense.
Y tras Victoria, el gran Morales, Regina caeli a 6 (31. Regina caeli, laetare, alleluia; 32. Resurrexit, sicut dixit, alleuia), nueva lección polifónica pulcra, rotunda de sonoridades muy cuidadas además de las cualidades interpretativas con el magisterio inglés.
Para cerrar disco, el “primus inter pares” y punto de referencia, Palestrina que nunca falta en el amplio repertorio del proyecto LDO, Laudate pueri a 8 (33. Laudate pueri Dominum; 34. Quis sicut Dominus Deus) para redondear esta grabación cual concierto sin trampa ni cartón en el salón de mi casa, doble coro de equilibrio celestial, el modelo a seguir de polifonía renacentista e interpretación sincera y brillante con el doctor Phillips.