Y que en 2018 podamos seguir encontrándonos con “disculpas” musicales.

GRACIAS por seguirme y compartir emociones.