Miércoles 9 de diciembre, 20:00 horas. Los Conciertos del Auditorio, Oviedo: The King’s Singers. Obras de: Lasso, John Bennet, William Byrd, Thomas Morley, Saint-Saëns, Francisco Guerrero, Mateo Flecha “El viejo”, Paul Drayton, Franz Gruber, J. L. Pierpoint

Los famosos Harlem Globetrotters me hicieron enamorarme del baloncesto como espectáculo desde el deporte de la canasta con licencias y concesiones siempre enfrentándose a unos equipos universitarios que entonces quisiéramos en España.

Los tiempos cambian para mejor y The King’s Singers son como los artistas de la canasta, toda una marca, no importa que cambien los jugadores porque el espectáculo está garantizado como en sus anteriores visitas hace ya muchos años. El sexteto que llegó a Oviedo en esta gira europea y navideña se presentaba con la siguiente “alineación: David Hurley, Tymothy Wayne-Wright, contratenores – Julian Gregory, tenor – Christopher Bruerton, Christopher Gabbitas, barítonos – Jonathan Howard, bajo, ninguno de los que figuran en mi lista de éxitos cantando a Johann Strauss II, los madrigales y toda la música sacra de Lassus, sus versiones de The Beatles o el conocidísimo álbum “América“, incluso el tributo a “The Comedian Harmonists“, pero como los Globetrotters, siempre únicos, inimitables y manteniendo el sello inconfundible de calidad británica, voces especiales, con dos contratenores, especialmente el “veterano” Hurley, de timbre bello, o un bajo que rellena el amplio abanico de registros sin perder nunca un empaste galáctico, emisión envidiable, afinación perfecta, interpretaciones irrepetibles y las armonizaciones de temas conocidos que los hacen maravillar siempre, aún más en directo.

Acortar la caja escénica sirvió para disfrutar aún más de toda la calidad esperada, apreciar la exquisitez de sus matices, la vocalización perfecta en todos los idiomas y hasta sus explicaciones en un castellano mejor que nuestro inglés con una emisión hablada tan mágica como la cantada, organizando un programa en la línea esperada de su repertorio de siempre: primera parte de polifonía renacentista donde no faltaron sus impecables versiones de Orlando di Lasso (Resonet in laudibus, op. 26), W. Byrd (Though Amaryllis dance in Green) o el estratosférico Thomas Morley (Now is the Month of Maying), con dos guiños hispanos dignos de estos ingleses que los entienden a la perfección: Francisco Guerrero con Oyd, oyd, una cosa, Virgen Sancta y Mateo Flecha con La bomba, una ensalada teatralizada donde la guitarra hecha voz dejó toda una lección canora, con el intermedio y cercano Saint-Saëns del que la selección de tres obras vocales nos permitió comprobar que pueden “jugar en inferioridad” y seguir ganando el partido en cuarteto o quinteto porque la calidad y el espectáculo siempre están asegurados.

El descanso sirvió para separar estilos pero seguir encestando triples y acertando dobles, la Masterpiece (2005) de Paul Drayton (1944) o cómo explicar cantando en nueve minutos la historia de la música en un derroche armónico capaz de provocar sonrisas, más los villancicos que nos recuerdan la cercanía de la Navidad siempre con unos arreglos hermosos que son santo y seña de la “Marca King’s Singers”: La peregrinación (A la huella la huella) de la “Misa Criolla” (Ariel Ramírez) en arreglo de Peter Knight, El niño querido (arreglo de Richards) y God Rest you Merry Gentlemen con una armonización de Geoffrey Keating que sólo ellos pueden cantar, con ese ritmo en 5/4 muy “Take Five” de D. Brubeck. No digamos los arreglos de Rutter del “hit navideño” Stille Nacht (F. Gruber) o el increíble de Gordon Langford de un tema que sin serlo es el más popular de estas fiestas, Jingle Bells de J. L. Pierpoint, acallando un auditorio que se rindió como siempre a “estos reyes cantantes”, quienes todavía nos regalaron otro “carol” y el medieval “Gaudete” tan británicos como su monarquía, la ginebra o el “Big Ben”.

Porque The King’s Singers son como “los globetrotters del canto”, siempre espectáculo, buen humor y calidad impactante independientemente de los años que no pasan por ellos, porque su forma de entender la música y la vocal más en concreto, son ya historia viva. En casa estoy disfrutando de su CD “Postcards“, otra joya para la colección…

Anuncios