Inicio

Triunfa el Barrock’n Roll

Deja un comentario

Finalizado el II Concurso Internacional de “Música Antigua” de Gijón tras el sorteo y los conciertos de los días 7 y 8 de julio, el jurado compuesto por el violinista Emilio Moreno como presidente, más los vocales Javier Estrella (director del Festival de Música Antigua de Aranjuez), Josep Maria Dutrèn (director del Festival de Música Antigua dels Pirineus), Javier Marín López (musicólogo, docente y director del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza), y Pablo J. Vayón (crítico sevillano en distintas publicaciones, periódicos y blogs), emitió su veredicto tras casi una hora de deliberaciones, para nerviosismo de artistas, familiares, amigos y medios de comunicación que aguardaron pacientemente tras acabar el recital de los argentinos.

Primero pudimos saber el resultado del Premio Especial del Público, votaciones de los asistentes a ambos conciertos, que emitieron su voto nada más finalizar el concierto del lunes. De un total de 91 votos emitidos, los españoles de Barrock ‘n’ Roll obtuvieron 55 y los argentinos de Don Gil de las Calzas Verdes 34, más 2 votos en blanco. La dotación económica es de 1.300€.

Emilio Moreno como presidente aclaró que no conocían el resultado popular para evitar cualquier “interferencia”, y que no hubo unanimidad sino mayoría, por lo que todo el jurado valoró largamente su voto. El Gran Premio del Jurado, dotado con 1.700€ correspondió a Barrock ‘n’ Roll, destacando igualmente la enorme calidad de Don Gil de las Calzas Verdes, lo que resultó lógico ante las esperadas y normales discrepancias de un jurado especialista en estas músicas.

Mi más cordial enhorabuena a los dos finalistas, al trío argentino por lo que ha supuesto este viaje hasta Asturias que lograron autofinanciar (algo habitual en estos días) con una excelente campaña en la red de “idea.me”, por un ambicioso espectáculo que les ha traído hasta nosotros, y al ganador cuarteto español con epicentro en Zaragoza por el doble premio que es el empujón a un largo camino que no ha hecho más que empezar, otro escalón en el duro trabajo individual con el apoyo no siempre valorado de sus familias.

A todos ellos les deseo lo mejor para un futuro que por su juventud auguro largo y lleno de éxitos, mandándoles a partir de ahora “MUCHO CUCHO©” en sus conciertos.

La entrega de premios habrá tenido lugar este martes 9 de julio a las 13:00 en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, centro neurálgico del Festival, Concurso y Curso de “Música Antigua” en esta semana gijonesa cuyo broche de oro tendrá lugar el sábado 13 a las 20:30 horas en el Teatro Jovellanos con el Coro “El León de Oro”, del que también informaremos desde aquí.

Calzas verdes argentinas

Deja un comentario

Segunda final del concurso gijonés en el marco del festival, con un grupo argentino joven de cuerda pulsada y un espectáculo que incluye textos de Tirso de Molina, de quien toma nombre el grupo o Sebastián de Villaviciosa que titula el espectáculo, basado en un baile que el alcalde ofrece haciendo desfilar distintas danzas y seleccionarlas en modernas o antiguas para la época en que fue escrito el texto, siendo músicas renacentistas, barrocas ibéricas y latinoamericanas.

Natacha Cabezas (archilaúd), Sebastián Strauchler (laúd renacentista) y Laura Fainstein Sestopal (guitarra barroca) forman este trío con cuerda para rato, Don Gil de las Calzas Verdes, que organizan el programa en dos partes sin pausas, auténtica dramaturgia incluso en el atuendo (estrenaban las calzas verdes) y unos textos que no pude escuchar claramente por una acústica excelente solo para la música. El repaso a ritmos y danzas desde unos arreglos propios realzan la poesía entrelazada aunque por el color instrumental demasiado similar pudo resultar algo monótono. Con todo resulta un placer escuchar a Gaspar Sanz con la Danza de las hachas que abría espectáculo o la Pavana por la D intercalado con Diego Ortiz y dos de sus Ricercadas, sobre “pasamezzo antico” y “pasamezzo moderno” en ese hilo argumental de tempi algo lentos, sin olvidar a Santiago de Murcia como mortero unificador de ida y vuelta con sus Gallardas puente hacia la segunda parte,  primero Marizápalos, Folías italianas, y ya animándose los Canarios en Sol, una Jota bien llevada y alabada por “el alcalde”, pero sobre todo los Impossybles cuyo fino arreglo permitió escuchar los “3 en 1” (como el aceite engrasador válido para todo) al pasar con auténtico primor escalas ascendentes y descendentes de uno a otro con “mimo textural” si se me permite la expresión. Los Villanos de Martín y Coll fueron cual entremés entre Murcia antes del salto hacia América precisamente con las Lanchas para baylar de Martínez Compañón y la fiesta final de los Zarambeques “murcianos” macerados también en el Códice Saldivar, percutiendo los instrumentos que enriquecieron la paleta del trío.

El jurado tuvo difícil la elección de ganador (a la que dedicaré otra entrada) pues el trío argentino demostró un poso artístico enorme, desde la organización de las obras y textos hasta los arreglos musicales para su formación, difícil en tres “laúdes” tan distintos en su tratamiento pero que solventaron con un rigor muy de agradecer.

Todos ellos tuvieron papeles solísticos, de acompañamiento rítimico además de armónico, y sobre todo de conjunto, auténtico trío que suena como uno aunque se pierda colorido, supliéndolo con la alternancia de ritmos y tempi así como un intercambio de roles en todos ellos, especialmente en guitarra y archilaúd, siendo “menos protagonista” el laúd renacentista que cuando tuvo que hacer lo “Impossyble” cambió el color del grupo, sobre todo y como ya apunté, en la segunda parte. Los elogios que les precedían se quedaron cortos al escucharles en esta segunda final. El resultado, en breve…